Música para Crecer

29b3c5_d15c62f2275b4ddcbc98da252212d2e1

Desde que a principios de 2013 la Musica in Culla® se cruzó por mi camino, mucho han cambiado las sonoridades: de las tonalidades a los modos. Se ha abierto un abanico de posibilidades, de entendimiento del proceso de aprendizaje musical acompañando el proceso de desarrollo evolutivo de los bebés.

​Quizás uno de los cambios más importantes en mi al descubrir esta metodología ha sido la utilización de los modos musicales en vez de las tonalidades, con toda la flexibilidad que ello conlleva. La utilización del ritmo de una manera diferente, así como dejar de lado -aún más- los instrumentos musicales y trabajar únicamente con la voz (la de los papás/mamás, la del bebé, y la mía).

Me formé (y me sigo formando) con Francesca NicassioPaola AnselmiRenata MascarelloBianca Albezzano y Beth Bolton en Afinarte, punto de referencia de la Musica in Culla® en España y donde se realizan las sesiones.

El programa de Música para Crecer: 0 a 36 meses se ha ido gestando en estos últimos años, con todos los niños y sus familias que he conocido en Madrid y Collado Mediano. Ellos, nuestros pequeños, sacaron lo mejor de mi -a nivel musical y no musical-, y me han hecho ser lo que soy ahora mismo.

La metodología en la que se basa en la Musica in Culla® (Música en la Cuna), la Music Learning Theory de E.E Gordon y los principios de la Musicoterapia. En las sesiones se crea una atmósfera musical -y no musical- donde los niños pueden experimentar, crear, improvisar y jugar con la música junto a sus padres (que son un pilar fundamental!).

La música en vivo es la protagonista. Las voces de los padres (y no! No hace falta saber música ni saber cantar para cantar!) junto con la mía, crean las armonías, ritmos, melodías y silencios que utilizamos. El movimiento –basándonos en la Teoría de Análisis de Movimiento de Laban–, que es el modo en el que se mueve el cuerpo en el espacio (peso-tiempo-flujo/flow-espacio), es otro de los aspectos fundamentales. Y, como no, el uso de elementos multisensoriales con los que desarrollamos la imaginación, creatividad y que apoyan el contenido musical.

En las sesiones de Música para Crecer: 0 a 36 meses, se les ofrece a los niños una atmósfera donde los niños pueden experimentar, crear, improvisar y jugar con la música, el movimiento, el cuerpo y el silencio junto a sus padres. Ellos son los protagonistas de esta Comunidad Sonora.

Un espacio donde se integra el movimiento, el cuerpo, la voz, música y el silencio,
desde el respeto al desarrollo de cada niño.

Anuncios