MUSICOTERAPIA PRENATAL: Música para Nacer en Zaragoza

En marzo se iba a abrir este nuevo espacio, como comenté en entradas anteriores, ahora siento todavía una mayor responsabilidad por todo lo que ha supuesto -y supone- para las mujeres estar viviendo su proceso de maternidad en un contexto sociosanitario como el que estamos viviendo. Por lo que me emociona poder abrir este espacio de acompañamiento musicoterapéutico dedicado a la etapa prenatal.

Música para Nacer pone en primera línea la importancia de la presencia a través de la música, el sonido, la voz, la vibración, la visualización, la percepción corporal… como una de las mayores herramientas para transitar por este proceso tan transformador de la vida.


Presencia durante el embarazo. Presencia como mujer que se transforma en madre. Presencia con el bebé que se gesta en el interior de nuestro cuerpo. Presencia de la persona que acompaña este proceso.


Cumpliendo con las medidas sanitarias de prevención del covid-19, hemos establecido:

  • desinfección de la sala antes y después de su uso
  • se mantendrán las distancias de seguridad
  • uso de gel hidroalcohólico a la entrada y salida
  • el uso de los instrumentos musicales en cada sesión será individual
  • el material en papel (repertorio o material anexo) será enviado por email para su impresión o su uso en dispositivos electrónicos (IPad o Tablet)
  • cada persona dispondrá de una esterilla propia que será debidamente desinfectada
  • se hará uso de mascarilla durante las sesiones
  • los zapatos se dejarán fuera de la sala, en una zona habilitada para ello, y se hará uso de calcetines calentitos

Toda la información para inscribirte con tu bebé la encontrarás en la pestaña de “SESIONES PRESENCIALES” de MÚSICA PARA NACER, o si te es más cómodo:

Música para Nacer: preparando la vuelta más especial

Nadie hubiera pensado que este año 2020 iba a dar este giro tan inesperado. Cuando en mi libreta de grandes ideas y sueños por cumplir comencé a escribir sobre mi vuelta a la intervención en musicoterapia en la etapa prenatal, la primera reflexión que se puede leer es

La mayor herramienta es nuestra presencia

Y así es.
Presencia durante el embarazo. Presencia como mujer que se transforma en madre. Presencia con el bebé que se gesta en el interior de nuestro cuerpo. Presencia de la persona que acompaña este proceso.

Y así comencé a rehacer el proyecto de Música para Nacer: poniendo en primera línea la importancia de la presencia a través de la música, el sonido, la voz, la vibración, la visualización, la percepción corporal… como una de las mayores herramientas para transitar por este proceso tan transformador de la vida.

Todo quedó paralizado en el momento en el que la situación sociosanitaria trasformó nuestra realidad. Intenté hacer una adaptación virtual del mismo, pero no llegué a estar cómoda así que lo dejé reposar unos meses. Si bien no he dejado de conocer mujeres embarazadas cuya ansiedad, incertidumbre, estrés, miedo durante este tiempo me han hecho replantearme de nuevo el inicio de este proyecto que con tanto mimo estoy preparando. Así que es el momento de seguir. De aportar todo lo que soy, la experiencia que a lo largo de estos últimos 12 años he ido adquiriendo desde la musicoterapia en este ámbito, y abrirlo de manera presencial y virtual.

A lo largo de estas próximas semanas terminaré de darle forma, lo dejaré reposar unos días para volver a retomarlo, revisarlo y darle las últimas pinceladas. Mientras sí que puedo avanzaros que será especial para todas aquellas mujeres embarazadas que quieran compartir este espacio de autocuidado, conexión, comunicación y estimulación con la música.

Música para Nacer: nueva propuesta para este 2020

Me ha llevado tres años, los mismos que hace que fui madre, volver a abrir un espacio de musicoterapia preventiva dedicado a la etapa prenatal. Tenía, primero, que cuidarme como madre para poder acompañar a otras mujeres (y a sus parejas) en el camino de transformación de mujer a madre.

Hace unos meses ocurrió una de esas serendipias que hizo que de repente me viera con las dos manos en mi vientre, haciendo movimientos de balanceo mientras comenzaba con una mamá embarazada de mellizas. En un momento de la sesión, la mamá comenzó a llorar de amor cuando la música a acompañaba y su voz iba especialmente dirigida a sus hijas por nacer, que se movían en su interior. Ese instante, lleno de amor, me emocionó. Me hizo respirar y decidir que este nuevo año comenzaría estos ciclos de musicoterapia prenatal.

A través de este ciclo de encuentros, se pretende fomentar el vínculo afectivo prenatal, tomar conciencia de la escucha intrauterina del bebé, y potenciar la comunicación con el bebé por nacer.

Por otro lado, familiarizar a los padres con los elementos de la música y con el uso de su propia voz, mientras se utiliza la vibración y resonancia de la propia voz para activar la conciencia de las diferentes zonas del cuerpo, especialmente de aquellos que intervienen en la gestación, trabajo de parto y/o puerperio. Y, finalmente, utilizar la música con fines comunicativos y expresivos para la mejora del bienestar físico-emocional de la mujer gestante (y del padre o persona que acompaña) y el bebé.